Archivo del sitio

Paisajes del Agua: Nuevo Libro ‘Los Neveros de Sierra Nevada’

Paisajes del Agua: Nuevo Libro ‘Los Neveros de Sierra Nevada’

Muy buenas! Hoy es miércoles y como cada miércoles reposteamos desde la web de nuestro amigo y compañero Antonio Castillo,  Paisajes del Agua. Para hoy os traigo un nuevo libro sobre los neveros de Sierra Nevada desde la web de nuestro amigo Antonio. Desde una reflexión profunda y cercana podemos llegar a conocer bien cómo y quiénes eran los neveros, sus rutas y su modo de vida !Espero que os guste y pasaros por su web!

“LOS NEVEROS DE SIERRA NEVADA”, NUEVO LIBRO

IMG_7448

“Neveros de Sierra Nevada”, detalle de una preciosa acuarela de Rocío Espín, imagen que ilustra la portada del libro citado

Antonio Castillo

Es curioso. Esta madrugada del lunes 19 de enero de 2015, Día Mundial de la Nieve, ha caído la primera nevada importante de la temporada 2014-15 en Sierra Nevada (y en toda España). Bendita nieve que los antiguos serranos tenían en mucha consideración porque decían, con toda la sabiduría que da vivir del campo, que “era la que recargaba de verdad los veneros y las fuentes”.

Aprovecho esta efemérides para traer a este blog de “Paisajes del Agua” la noticia de un nuevo libro que tiene que ver precisamente con el agua sólida. Escrito por Manuel Titos (y editado por el Organismo Autónomo de Parques Nacionales), lleva por título “Los neveros de Sierra Nevada”. Esos curiosos personajes que se ganaban las vida hasta hace relativamente poco tiempo en España acarreando con sus reatas de mulos nieve e hielo desde los más altos ventisqueros de cada región hasta las ciudades más próximas. Aunque el libro se presentó oficialmente el pasado mes de diciembre de 2014, aún no está plenamente distribuido por las librerías y no es todo lo conocido que merece. Como todo lo que escribe Manuel, es plenamente recomendable, especialmente para los amantes de la historia de Sierra Nevada, tema en el que nuestro personaje lleva ya una larga saga de libros escritos o coordinados. La abundante información recogida constituye una valiosa fuente documental sobre la temática de los neveros y la nieve en Andalucía.

Neveros como los nuestros hubo en todos los tiempos y en todas las altas montañas del mundo. En este mismo blog se publicó el 30 de julio de 2014 una entrada titulada “El último hielero del Chimborazo”, un homólogo de los neveros andaluces en los Andes del lejano Ecuador que todavía, en pleno siglo XXI, continúa con el oficio, compitiendo con fábricas de hielo industriales. Si tienen interés, pueden ver también el vídeo de este curioso y anacrónico personaje (colgado en el citado post).

El libro que ahora nos ocupa deja constancia de esa actividad en Sierra Nevada desde, al menos, época árabe hasta los años 20 del siglo XX (con subidas esporádicas a por hielo hasta los años 50). Y, de la misma forma, hace un breve repaso de los neveros en diferentes montañas de la Bética andaluza y aledañas. Desde luego, fue un oficio duro y penoso, que en ciertos lugares requería de trayectos muy largos, con almacenes (los conocidos como pozos de la nieve) en origen e intermedios, para terminar llegando finalmente a lejanas ciudades con apenas un tercio de la carga inicial. Ni que decir tiene que trabajaban sobre todo en primavera y verano en condiciones climáticas algunas veces muy adversas, casi siempre al anochecer, para hacer los viajes de regreso de noche, antes de que el día (y el temido sol) les sorprendiera con su sensible carga. El hielo de los neveros, antes de salir las primeras fábricas por los años 20 del siglo pasado, las que hacían aquellas largas barras que muchos llegamos a conocer, era muy apreciado por su escasez y por sus utilidades para diferentes usos; no solo era la conservación de alimentos o la elaboración de ricos helados, era también el uso terapéutico y medicinal que este tenía en multitud de aplicaciones y enfermedades.

En fin, son muchas y curiosas las historias que atesoran estos personajes y su peculiar forma de vida. Les recomiendo al respecto un vídeo que recrea con personajes de época ese oficio de los antiguos neveros de Sierra Nevada (así como los principios del esquí en esa montaña). A mí me transportó a aquellos tiempos y pasé un buen rato viéndolo.

Que disfruten del libro y del vídeo de los neveros de Sierra Nevada. Un cordial saludo

Espectacular. Será que nunca dejaremos de sorprendernos y, cuando creamos que ya lo sabemos, nos volverá a dar un revés de modestia esta nuestra tierra. Se queda uno de piedra con el ‘volcán dormido’ de Sierra Elvira jeje perdonadme el juego de palabras. Tan cerca y a veces tan lejos, merece la pena ver y conocer más nuestro entorno. Aprendemos cada día de un grande. Espero que hayáis disfrutado de este post y valoréis mejor cuánto importa el agua en nuestras vidas. ¡Un fuerte abrazo!

Entrada completa y mucho más joyas en la web de Paisajes del Agua

Paisajes del Agua: Las Misteriosas Aguas Termales de Sierra Elvira

Muy buenas! Hoy es miércoles y como cada miércoles reposteamos desde la web de nuestro amigo y compañero Antonio Castillo,  Paisajes del Agua. Para hoy os traigo algo de misterio y magia desde la web de nuestro amigo Antonio que, mediante la experiencia y las vivencias personales de un profesional y poeta, nos transmite su amor y respeto por la sierra entre la Vega de Granada, Sierra Elvira  !Espero que os guste y pasaros por su web!

 

LAS MISTERIOSAS AGUAS TERMALES DE SIERRA ELVIRA

P108. DESTACADA. S. Elvira

Sierra Elvira entre las Brumas

Antonio Castillo

Mi aprecio por Sierra Elvira viene de lejos, de mis años de estudiante universitario. Esa sierra siempre fue icono de los geólogos granadinos. A las mismas puertas de la ciudad, era destino socorrido y económico para las prácticas de campo del primer curso de la licenciatura. Con nuestros relucientes martillos nos desplazábamos a “picar piedras” hasta sus empinadas laderas cargados de ilusión y de ganas de aprender, bendita juventud.

Era una montaña extraña y enigmática al mismo tiempo, que algunas veces sobresalía como una isla en mitad del enorme mar de nubles que cubría la depresión de Granada. En fríos, soleados y diáfanos días de invierno, las vistas desde ciertas cimas (la Atalaya, Ermita de los Tres Juanes y el Morrón) eran formidables. A sus pies se extendía la alfombra verde de la vega granadina, contorneada en su pie de monte oriental por la ciudad y la fortaleza roja de la Alhambra, mientras que al fondo se alzaba regia y altiva la blanca cordillera de Sierra Nevada. Todo un espectáculo.

Cuando pateábamos sus pedregosas laderas calizas, muchas veces  tropezábamos con exhalaciones de vapor de agua, que nuestros profesores decían (con recalcitrante ironía) que procedían de las entrañas de un dormido volcán. Era una forma más de tantear las aptitudes de aquellos estudiantes primerizos, junto a repechadas y caminatas inmisericordes cartografiando rocas. De regreso de ver pliegues, estratos, fallas y fósiles, algunos aún teníamos humor de prolongar el día buscando jacintos de Compostela(preciosos cristales de cuarzo rojo ) o restos cerámicos de la mítica Medina Elvira.

Con el paso de los años volví muchas veces a esa montaña para investigar aquellas misteriosas aguas termales procedentes de sus más hondas entrañas. Eran infinidad las rajas, grutas y simas que horadaban su superficie kárstica, penetrando incluso hasta el mismo lago subterráneo. Una de sus grutas se decía que había sido utilizada desde la Prehistoria en baños, y después por todas las civilizaciones que pasaron por estas tierras, justo donde se levantó hace más de 100 años un antiguo balneario. Muchas veces bajé las viejas escalinatas de la gruta original en busca de agua para su análisis y para medir su temperatura, muy constante alrededor de 33 ºC. Aquél era un punto de control histórico, que venía heredado de los tiempos en que la FAO inició las investigaciones hidrogeológicas en la Vega, allá por 1966. Un lugar estratégico para comprender el quimismo de las aguas del sector occidental del acuífero de la Vega de Granada, en el que se mezclaban las calientes y más mineralizadas del pequeño sistema de Sierra Elvira, que fluían por debajo de la gran y rectilínea falla que cortaba en seco la áspera sierra para pasar a fértil vega.

IMG_0395a

Viejas paredes y escalinatas (si ellas hablaran) por las que se accede a la gruta termal del que fue antiguo balneario de Sierra Elvira

 

 

Precisamente por aquel lindero pasaba el antiguo tranvía que iba de Granada a Pinos Puente. El mismo que cogían entonces muchos de los bañistas y aguistas del establecimiento balneario. De aquella construcción quedan desvaídas fotografías y apenas unos pocos metros cuadrados de solería, algo similar a lo que ocurre con tantos otros elementos significativos del patrimonio histórico, como fueron los secaderos de tabaco, las fábricas de azúcar, o ese mismo tranvía romántico que enlazaba los pueblos que salpicaban la enorme, fértil y rica vega de entonces.

Con el paso de los años terminé por cosechar suficientes conocimientos para comprender (solo un poco) a aquellas misteriosas aguas termales y a quererlas (del conocimiento viene el aprecio, como tengo bien aprendido). Y allí, junto al agua, como me ocurrió en tantas otras ocasiones, aparte de conocimientos coseché también buenos amigos, como Paco y Maricarmen, herederos de aquél lugar mágico para el termalismo, reconvertido desde hace años en piscinas al aire libre. Durante algunos veranos acudí a ellas con mis hijos pequeños y sobrinos a disfrutar de interminables baños, y después de tertulias junto a aquellos deliciosos arroces con sangría que nuestros amigos preparaban en la terraza.

Hoy, recién iniciado el 2015, me he acordado de este mágico lugar de los paisajes del agua el releer un delicioso libreto del balneario fechado en 1928. Al cerrar sus páginas, reflexiono (una vez más) sobre lo mucho que han cambiado los tiempos para los balnearios españoles. Edificios regios, históricos y llenos de sabor, patrimonio y tradiciones. Elementos señeros desparecidos muchos de ellos para siempre de los paisajes del agua de las tierras de España que viene bien recordar de vez en cuanto.

IMG_1612

 

En la penúltima página acabo de leer que la cama de la hospedería del balneario de Sierra Elvira costaba 2 pesetas, es decir, poco más de un céntimo de euro (sin comentarios).

 

Espectacular. Será que nunca dejaremos de sorprendernos y, cuando creamos que ya lo sabemos, nos volverá a dar un revés de modestia esta nuestra tierra. Se queda uno de piedra con el ‘volcán dormido’ de Sierra Elvira jeje perdonadme el juego de palabras. Tan cerca y a veces tan lejos, merece la pena ver y conocer más nuestro entorno. Aprendemos cada día de un grande. Espero que hayáis disfrutado de este post y valoréis mejor cuánto importa el agua en nuestras vidas. ¡Un fuerte abrazo!

Entrada completa y mucho más joyas en la web de Paisajes del Agua

 

Paisajes del Agua: El placer de pasear junto a un río (a propósito del Darro)

Muy buenas! Hoy es miércoles y como cada miércoles reposteamos desde la web de nuestro amigo y compañero Antonio Castillo,  Paisajes del Agua. Hoy me siento especialmente emocionado con el texto que os voy a presentar y no sólo por hablar acerca del río Darro, emblema de Granada, sino de su majestuoso y envolvente paseo y de lo poco considerados que hemos sido muchas veces con él… ¿valoramos justamente lo que tenemos? !Espero que os guste y pasaros por su web!

EL PLACER DE PASEAR JUNTO A UN RÍO (A PROPÓSITO DEL DARRO)

Antonio Castillo

IMG_7443.Destacada-avellano

Camino de la fuente del Avellano, detalle de una litografía de Chapuy (1841 ca)

Desde la más remota antigüedad el hombre buscó el amparo de los ríos para vivir. El agua no era sólo la indispensable bebida, era también la comida en forma de los frutos,  la caza y la pesca que se criaba en ella. Pero los ríos brindaban otros muchos bienes y servicios. Amortiguaban las temperaturas extremas. Labraban hoces y cañones en los que era fácil horadar cuevas donde vivir, protegerse de inclemencias y defenderse de enemigos y depredadores. Sus orillas eran usadas como kilométricos corredores de comunicación, mientras que mas tarde, con la llegada de la navegación, las vías del transporte y el comercio se desplazaron a los mismos cauces. Pero sería la agricultura, y la consecuente domesticación de las aguas, la que produjo la mayor revolución, con tierras aledañas transformadas en cultivos de regadío y multitud de acequias e ingenios que generaban fuerza motriz. El hombre se hizo sedentario y de esa forma se anclaron definitivamente las civilizaciones a las márgenes de los ríos.

Pero había otra potentísima fuerza, inmaterial e invisible, que abrazaba con lazos de acero los pueblos a sus ríos. Era el espíritu. Era la atracción atávica que ejercían dioses y divinidades, así como la fertilidad que simbolizaban las aguas fluyentes. Pero era también el bienestar y el placer que provocaba saber que el río estaba cerca, poder oírlo, pasear por sus orillas, empaparse de sus luces, colores y olores, y ver a cada paso la palpitante vida que brotaba junto a él. Y era también la atracción añadida que ejercía ese permanente trasmutar que tienen las corrientes de agua y sus reflejos, que hechizaban el subconsciente como las olas del mar o las llamas de las hogueras. Era, en definitiva, un atavismo interior hacia el agua (y el fuego), que aún perdura en lo más profundo de nuestra herencia genética.

Todo esto viene a cuento de nuestro querido río Darro y de recientes reportajes de prensa que han señalado (una vez más) el lamentable estado del camino de la fuente del Avellano (y de las tres fuentes asociadas a él), mancillado y sin salida. En un tiempo lejano, este río tuvo muchas de las funciones citadas. En época romana y, especialmente, musulmana el Darro mantenía una vigorosa conexión con la ciudad, que atravesaba en toda su traza urbana. Mientras, más arriba del Albayzín las orillas del río asistían al paso cotidiano de vecinos del Sacromonte, viajeros que iban hacia Levante, labradores, pastores, molineros, pescadores, bateadores de oro,  gentes, en definitiva, de muy diferente condición. En época cristiana, entre 1510 y 1936, se embovedaría en diferentes fases el tramo urbano comprendido entre la confluencia con el Genil y Plaza Nueva, al tiempo que iban perdiéndose los usos tradicionales, los puentes y las veredas que remontaban el valle más allá de la ciudad. De esta forma, el uso lúdico del río de Granada por excelencia quedó constreñido entre Plaza Nueva y el puente del Rey Chico (o del Algibillo) a través de la Carrera del Darro y el Paseo de los Tristes. Apenas 700 metros que algunos viajeros ilustres definieron, con todo acierto, como la calle más romántica y bella del mundo, objetivo de miles de grabados, litografías, cuadros y fotografías antiguas. Un paseo fluvial que recorren millones de turistas y granadinos cada año, situado nada más y nada menos que entre la colina de la Alhambra en la margen izquierda, y el empinado y laberíntico barrio árabe del Albayzín en la derecha. Un tramo efectivamente bellísimo, pero injustamente corto, cerrado al paso a partir del puente del Rey Chico  (o, si se quiere, de la fuente del Avellano, casi 800 metros más adelante).

Es verdad que llegados a ese punto se brindan alternativas de paseo fantásticas (cuesta de los Chinos o camino del Sacromonte, entre otras), pero es una auténtica pena que el camino natural ahí del río, el del Avellano, se halle en la práctica perdido para la ciudad, sin salida, y a expensas del abandono y el vandalismo. Y, ello es especialmente doloroso cuando ese camino de uso público se prolongaba no hace tanto tiempo río arriba a lo largo de un valle que sigue siendo muy atractivo. En una época de auténtica explosión en Granada del turismo, del senderismo y del simple placer por el paseo sosegado de miles de ciudadanos, no se entiende bien cómo la gente se conforma con ese brusco final, cómo esa otra corriente que navega hacia arriba por la calle más bella del mundo y la más transitada por los turistas, con hambre de ciudad, de río y de paisajes, asume acabado allí su paseo fluvial. Son muchas las voces de particulares, asociaciones vecinales, culturales y senderistas, entre otras, que reclaman una solución. Lo más urgente es la prolongación de ese camino de los aguadores, literario y cultural del Avellano, icono de la Granada romántica, el arreglo de las tres fuentes, y su enlace con el del Sacromonte. A ser posible deberían también recuperarse las veredas semiperdidas que antaño subían por las márgenes del río hacia Jesús del Valle (y desde ellas a la Umbría del Generalife y el Llano de la Perdiz) hasta el puente de Teatinos (desde ahí el sendero está mejor). En definitiva, es necesario mimar más ese entorno fluvial sacromontano cultural y natural, antesala del río que baña solo unos metros más abajo el excepcional enclave Patrimonio de la Humanidad que es el recinto monumental de la Alhambra y el Generalife,  y el barrio del Albayzin.

Parece ser que la situación puede dar un giro favorable en un plazo relativamente corto de tiempo. Que hay determinación y, lo más importante, un proyecto dotado económicamente para llevar a cabo las actuaciones necesarias. Si eso es cierto, siento verdadera envidia de los futuros artífices y ejecutores de ese proyecto. La historia les va a ofrecer la extraordinaria oportunidad de prolongar el paseo más bello del mundo varios centenares (e incluso millares) de metros aguas arriba, eso sí con otras vistas y otra personalidad que complementará muy bien a la del incomparable y turístico paseo actual.

Ojalá, dentro de poco tiempo nuestros espíritus, al igual que los de nuestros ancestros, puedan esponjarse de nuevo oyendo el rumor de las aguas del Darro entre las laderas del Generalife y del Sacromonte, camino de Jesús del Valle para los más andarines, a lo largo y ancho de ese valle de Valparaiso.

¡Qué paradoja, que un valle con un nombre tan bonito, sugestivo y evocador permanezca mal comunicado y olvidado por parte de la ciudad de Granada!

 

 

De nuevo me quedo sin palabras. Un texto genial y un tema que requería firmeza a la hora de reclamar. Es una reflexión importante y sincera, todos deberíamos aprender a valorar lo que tenemos, puesto que muchas veces lo cercano nos queda demasiado lejos en el respeto. Aprendemos cada día de un grande. Espero que hayáis disfrutado de este post y valoréis mejor cuánto importa el agua en nuestras vidas. ¡Un fuerte abrazo!

Entrada completa y mucho más joyas en la web de Paisajes del Agua

 

 

Paisajes del Agua: El Árbol y el Río por A. Castillo

Hoy y siempre, las fuentes. Muy buenas! Hoy es miércoles y reposteamos desde la web de nuestro amigo y compañero Antonio Castillo,  Paisajes del Agua. Hoy os traemos algo especial, una gran charla y una gran reflexión: la metáfora del árbol y el agua, ¿cómo podrían ser análogos? !Espero que os guste y pasaros por su web!

 

 

EL ÁRBOL Y EL RÍO

Antonio Castillo

 

DESTACADA POST. ARBOL Y RIO

Hace 5 años empecé a incluir en charlas y conferencias una analogía entre el árbol y el río, un recurso pedagógico que no había visto con anterioridad, aunque el mundo es muy grande y seguro que alguien lo usa. Todo venía de la necesidad de hacer llegar con más fuerza (y claridad) el mensaje de que los nacimientos o manantiales son esenciales para la naturaleza, entre otras cosas porque le dan la vida a los ecosistemas acuáticos terrestres. Después de madurar la idea durante un tiempo, me pareció que la comparación entre árboles y ríos era acertada para el propósito marcado y, lo más importante, sumamente fácil de entender por cualquier persona. Sobre todo eso, porque muchas veces los mensajes que lanzamos los científicos no calan en la sociedad por fallos estrepitosos de pedagogía, por nuestra gran dificultad en acomodar el lenguaje críptico de la ciencia al nivel comprensible que exige la gente. Ese arte tan noble que es la transmisión de conocimientos y la divulgación científica, en buena parte denostada por la propia Ciencia, no es tarea nada fácil, aunque pudiera parecer lo contrario para un previsible experto.

Pues bien, ¿quién no entiende el funcionamiento elemental del árbol como ser vivo? Y, ¿quién no se deja arrastrar por su belleza? Ambos son interrogantes, que sin necesidad de formación alguna tienen claras respuestas. Los árboles crecen y viven gracias a sus raíces (aunque no sólo a ellas, claro está). Y siendo eso verdad, los apreciamos por lo que vemos, por su porte, por su vuelo, por su sombra… ¿Quién se acuerda entonces de sus ocultas raíces?

Los ríos, que funcionan de forma similar, también están dotados de “raíces”. En nuestro clima mediterráneo, viven (no se agotan) y crecen (en caudal) gracias también a ellas, que en su caso no son otras que el enjambre de nacimientos, muchos al mismo cauce, de sus respectivas cuencas. E igual que ocurre con los árboles, nos dejamos seducir únicamente por lo que nuestros ojos ven, por sus rápidos, por sus pozas, por sus remansos, por sus bellas aguas…. ¿Quién defiende entonces a las aguas subterráneas y a sus nacimientos?

A lo largo de estos años de docencia, el símil ha ido creciendo y engordando con aportaciones de compañeros y alumnos. De forma que el tema  daría actualmente para un sui géneris y entretenido curso semanal. Quién lo hubiera dicho diría. Con peculiares capítulos, como: árboles, arbustos y matojos versus ríos, arroyos y barrancos; árboles de secano y de regadío versus ríos perdedores y ganadores; árboles de riscos y de hondonadas versus ríos de cabecera y de tramos bajos; árboles de raíces profundas y someras versus ríos regulados y torrenciales…En fin, que las comparaciones detalladas y en profundidad darían como se ha comentado para un buen número de horas. Seguro que muchos de los que lean este post podrán ampliar, mejorar y perfeccionar esas comparaciones. Espero aportaciones.

La moraleja o reflexión final para el agua (el tema de este blog) está clara. ¡Cuidemos a las aguas subterráneas- y a sus nacimientos-, son muchas cosas, pero, ante todo, son las raíces vivificadoras de todos los ríos y humedales continentales permanentes en clima mediterráneo, aunque frecuentemente no reparemos en ellas (ni las apreciemos como es debido) porque no se ven. Son la sangre de la tierra, son la savia vivificadora de los ecosistemas acuáticos terrestres.

Continuará…

 

 

Como veis, Antonio siempre nos lleva a otra forma de ver las cosas, una mejor. Cuando se ama y respeta tanto el agua, es fácil ser un gran divulgador, pero no es nada sencillo. Aprendemos cada día de un grande. Espero que hayáis disfrutado de este post y valoréis mejor cuánto importa el agua y los manantiales y fuentes en nuestras vidas. ¡Un fuerte abrazo!

Entrada completa y mucho más joyas en la web de Paisajes del Agua

Paisajes del Agua: Fuentes y Fiestas

 

Hoy y siempre, las fuentes. Muy buenas! Hoy es miércoles y comenzamos semana reposteando desde la web de nuestro amigo y compañero Antonio Castillo,  Paisajes del Agua. Hoy os traemos algo especial, ¿juntamos agua y fiestas? ¿qué rincón se iba a quedar fuera? !Espero que os guste pasaros por agua para celebrar!

 

FUENTES Y FIESTAS

Texto elaborado por Antonio Castillo,  Luis Sánchez y David Oya

Foto J. Andrada

DESTACADA POST. fuentes y fiestas

Cuando este post vea la luz, muchos de sus lectores estarán de vacaciones de agosto. Para algunos será un reconfortante (y deseado) regreso al campo, al pueblo, aunque solo sea por unos días, mientras que otros buscarán las playas, los viajes… Para los primeros será un revivir de lugares y de costumbres, como son las fuentes, donde jugábamos de niños, y las fiestas que se llevaban a cabo junto a ellas. Este corto artículo es sólo un escueto recuerdo a las fiestas ligadas al agua. Para más detalle, puede consultarse “Aquellas aguas vivas”, en Manantiales de Andalucía. Por cierto, este libro, que se puede descargar completo desde la web de “Conocetusfuentes”, contiene cerca de 60 pequeños capítulos sobre multitud de aspectos relacionados con los manantiales.

Desde la más remota antigüedad, las fuentes tuvieron, aparte de su más evidente papel material, un simbolismo enorme, hoy difícilmente imaginable. Retrocediendo sólo al cristianismo, el papel del agua viva fue trascendental, como lo atestiguan multitud de costumbres, liturgias y fiestas, muchas de ellas auténticos fósiles vivientes, que aún perviven a duras penas por toda  nuestra geografía hispana. La llegada del verano era antaño época añorada para el relajamiento y disfrute. Especialmente si las cosechas habían sido felizmente rematadas, pasadas las interminables incertidumbres meteorológicas inherentes a la agricultura y ganadería. Muchas eran fiestas de agua, y de vino (siempre unidos), en sus orígenes paganas y después cristianizadas, como tantas otras cosas.

Si esas fiestas se mantienen todavía, es en gran parte por el empuje (nostálgico en buena medida) de emigrantes retornados, así como de oleadas de turistas (muchos extranjeros), que buscan y aprecian más ese simbolismo identitario de nuestros pueblos. La relación de ellos sería muy larga, y cometeríamos olvidos imperdonables de hacerla. Que cada uno piense en los que conoce y tiene más cerca, muchos importantes y famosos, y otros pequeños y casi olvidados, perdidos en valles y serranías, pero que por contrapartida suelen conservar mejor las esencias primigenias.

Y de entre las fiestas del agua, merecen destacarse por su universalidad las de la noche de San Juan (24 de junio). Con múltiples variantes y especificidades locales, se celebran en toda Andalucía, igual que en las regiones mediterráneas de la vieja Europa. Fiestas del fuego, pero también del agua, su antagónica. ¡Qué noches aquellas llenas de juegos y pillerías!, recuerdan aún los más ancianos, en las que nadie se libraba del remojón de un calderazo furtivo. Noches en las que las personas acudían a ritos curativos y adivinatorios de las aguas. Aguas que eran también de noviazgos y amores. Aguas que servían asimismo para borrar los malos augurios y purificar la suerte del nuevo año agrícola que se iniciaba en septiembre. Y también eran noches de encantadas y de misterios (en el libro La Sierra del Agua: 80 viejas historias de Cazorla y Segura se dedicó un capítulo a la noche de San Juan en las fuentes de Cazorla).

Pero esa fiesta sanjuanera es sólo una más del largo santoral de celebraciones del año. De verdad, merece la pena acercarse a conocer los pueblos, sus fuentes y sus aguas a través de las fiestas. Son una buena excusa para visitarlos en estos meses de vacaciones estivales. Un aliciente más para querer al agua con su eterna magia, que, de paso, puede darnos suerte, salud y amor.

Hoy y siempre, las fuentes. Espero que hayáis disfrutado de este post y valoréis mejor cuánto importa el agua y las fuentes en nuestras vidas a través de fiestas populares y celebraciones. Empezamos el año, ¿cuántas fiestas ligadas al agua podréis visitar este 2015? A disfrutar, !Felices Reyes y feliz año 2015!

 

Entrada completa y mucho más joyas en la web de Paisajes del Agua

A %d blogueros les gusta esto: